El 10 de julio de 2021 se emitió una nueva ley de lucha contra el fraude fiscal, a saber, la Ley N ° 11/2021, de 9 de julio, sobre medidas para prevenir y combatir el fraude fiscal. La mayoría de las medidas para controlar el fraude entraron en vigor el domingo 11 de julio. Sin embargo, la parte sobre el software de doble uso entró en vigor el 11 de octubre. Tres meses después de que se anunciaran las regulaciones.

La nueva normativa impuesta, obliga a empresas y autónomos a tener softwares informáticos que tengan procesos de contabilidad. Habrá una sanción para la producción, fabricación y comercialización de los sistemas que no cumplan con estos requisitos.

Esta ley ha entrado en vigor para evitar el fraude en la contabilidad de una empresa. Para ello, la administración ha prohibido el uso de los softwares de doble uso. Hacienda ha comunicado que, con la utilización de los softwares de doble uso, han sido ocultados cerca de 200.000 millones de euros a la agencia tributaria.

 

 

Softwares de doble uso

Las disposiciones relativas al uso de sistemas contables informatizados son 29.2.j) y 201.bis de la ley general tributaria.

El primero de ellos prohíbe el uso de procedimientos contables de doble uso, que permiten el fraude en la contabilidad empresarial.

El artículo 201 bis regula las infracciones ocasionadas por la fabricación, producción, comercialización y tenencia de sistemas softwares que no cumplan con los requisitos de la normativa aplicable. Específicamente, la ley considera los siguientes elementos:

  • Permitir llevar diferentes cuentas.
  • No se permite reflejar la totalidad o parte del comentario de la transacción.
  • Permite registrar transacciones distintas a los comentarios.
  • Permitir cambios en transacciones que se hayan registrado no cumpliendo las regulaciones aplicables.
  • No cumplen con las especificaciones técnicas que garantizan la totalidad, perpetuación, alcance, claridad, trazabilidad e invariabilidad de los registros, así como la legibilidad de las autoridades competentes de las autoridades tributarias.

Los sistemas que se fabrican, producen o venden no están certificados y los requisitos reglamentarios deben hacerlo.

Las multas de la ley antifraude

Cualquier autónomo o empresa que incumpla la nueva normativa que entró en vigor será sancionado con una multa de hasta 50.000 euros.

La fabricación, producción y comercialización de software de doble uso que permita la manipulación de la contabilidad puede ser sancionada con una multa de hasta 150.000 euros.

Todo usuario que utilice o posea un programa informático de doble uso es sancionado con una multa de 50.000 euros.

La posesión del programa también será sancionada porque «poseer una computadora o sistema electrónico o programa que no cumpla con la normativa constituye un delito fiscal», incluso si no se utiliza para llevar una doble contabilidad. En ambos casos se multiplicará el importe por cada año en que se produzca.

 

Otras medidas para la ley antifraude

Esta nueva ley antifraude, no es solo para la los softwares de doble uso, también tiene otras medidas que comenzaron en Julio.

La primera trata sobre el limite de pago en efectivo. Baja el limite de pago en efectivo en ejercicios entre empresarios, antes estaba en 2.500€ y ahora baja a 1000€ y entre particulares se mantiene en 2.500€, cómo hasta ahora.

Los particulares que tienen domicilio fiscal fuera de España se reducen de 15.000€ a 10.000€ para pagar en efectivo.

También hay medidas para tener un mayor control sobre los ejercicios realizados con las criptomonedas. Los usuarios están obligados a informar sobre saldos y titulares. También los ejercicios que se realicen con las mismas, cómo venta o transferencias

Además de estas medidas, existe una moratoria sobre los créditos fiscales; Se ha ampliado el concepto de paraísos fiscales y se ha ampliado la lista de morosos con las autoridades fiscales, ya que se ha reducido la aparición mínima en la lista mencionada de 1 millón a 600.000 euros.